El tamaño sí que importa…

Al menos para los vinos, el tamaño de la botella puede hacer que nuestras sensaciones acerca de un buen vino cambien.

Para los expertos en materia enológica, el formato ‘Magnum’ (botellas que cuentan con una capacidad de 1,5 litros, frente a los 75 cl de las habituales) favorece un envejecimiento del vino más lento y armonioso debido a la mayor capacidad del recipiente y a una menor proporción de oxígeno-líquido. Este proceso de maduración, muy apreciado en el caso de los grandes vinos, hace que la evolución de este sea más estable e incluso consigue que su ciclo de vida sea mayor.

Es por este motivo que la mayoría de bodegas que optan por el formato Mágnum lo hacen tan sólo en aquellas añadas y vinos especiales, aquellos que puedan transmitir distintas sensaciones en función del formato. Una buena forma de experimentarlo es comparar el mismo vino en ambos formatos, si el vino es de calidad, se descubren matices diferentes, tanto a nivel olfativo como gustativo.

Con este formato se consiguen vinos con una mejor uniformidad y estabilización, ademas de un menor riesgo de que la evolución del vino se vea alterada por incidencias de tipo térmicas, así como una mayor y mejor longevidad.

Y otra ventaja, es ideal para disfrutar con más amigos, ya que una botella Magnum contiene el doble de vino que una normal.

Y vosotros, ¿Que opinais del tamaño Magnum?, conocéis otros tamaños de embotellado de vinos?

One thought on “El tamaño sí que importa…

  1. Pingback: Premios Magnum 2012 - El Blog de un Vinoquedador

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *