Madrileño de Jeromin

El primero de los cuatro “vestidos” de Madrileño proviene de la localidad de Villarejo de Salvanés, en la subzona de Arganda de la D.O. Vinos de Madrid. Es, como el de Bodegas Orusco, Bodegas Laguna y Bodegas Ricardo Benito, un vino elaborado con uva tempranillo procedente de viñedos con una edad entre 20 y 30 años, a los cuales desde el mes de Agosto se le realiza un seguimiento buscando el momento optimo de vendimia. Vendimia que se realiza de forma manual a las horas más frescas del día y cuyas uvas son trasladadas a la bodega en cajas de 20 Kg, con el objetivo de preservar y respetar al máximo la calidad de la uva.

Una vez prensadas, el mosto resultante realiza la primera fermentación, la alcohólica, en depósitos de 10.000 litros a una temperatura controlada que oscila entre los 22 y los 27 grados centígrados. Una fermentación que se produce por un espacio de 15 días, durante los cuales se realizan dos remontado diarios, con el objetivo de obtener los aromas y color adecuados para este vino. Al cabo de estos 15 días, y en los mismos depósitos, se produce la fermentación maloláctica. Antes de pasar a la crianza en barrica.

Crianza que se realiza en un periodo de cuatro meses, en barricas de 225 litros de roble americano de grano fino, para adquirir todas sus características y su elegancia. Algo que diferencia a este vino es que el trasvase del deposito a la barrica se realiza sin realizar el proceso de clarificado del vino.

Pasados estos cuatro meses, el vino es embotellado en una preciosa botella cuya vestimenta (etiqueta) ha sido realizada por el diseñador Ángel Schlesser, en la que predominan los tonos violaceos sobre un fondo plateado, mismo color que se utiliza para el nombre del Vino.

Un Vino que a la vista presenta un color cereza intenso con ribetes violáceos, fruto de su corta crianza. En nariz, sus aromas son muy finos, aunque no por ello ausentes de una alta intensidad, con una gran complejidad que combina los aromas frutales con la madera. En boca es sabroso y carnoso, con un post gusto muy largo. Un gran vino que resulta a la vez elegante y atractivo.

Un Vino que armoniza tanto con platos suculentos de carnes, legumbres como con guisos complejos; así como para acompañar todo tipo de tapas.

Su consumo se puede alargar hasta cinco años después de la fecha de la cosecha, siendo un vino que mejora según pasa su tiempo en botella, siempre que se conserve en perfectas condiciones. Su temperatura de servicio se encuentra entre 14 y 16 grados centígrados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *